BLOG

HACER CIUDAD - Vive Sabanilla

 4 de agosto, 2016 |  Fabían VillaMichel

VIVE SABANILLA es un complejo habitacional de uso mixto que se compone de 3 edificios independientes de 5 niveles cada uno y de un sótano único. Con 12,614m2 de construcción, posee 113 apartamentos de 1,2 y 3 dormitorios, 20 locales de conveniencia, sótano con parqueos privados, una plaza comercial y parqueos públicos. Posee 1022m2 de zonas verdes y 1540m2 de azoteas privadas en un lote de 5952m2.

El proyecto se inserta en el sitio, pero sin embargo se abre a las posibilidades. No niega su entorno sino que es parte de él, refleja la densidad del presente (de hoy) insertándose en un contexto con una densidad de hace 30 años. Ambas densidades se confrontan, se complementan y coexisten en una simbiosis.

El proyecto busca hacer una ciudad más compacta  mejorando las condiciones de habitabilidad y de identidad de los vecinos con su barrio y su ciudad. Pretende revitalizar y rehabilitar el barrio desde una perspectiva de sostenibilidad urbana, social y económica.

Frente al avance urbano, nos centramos en las posibilidades de utilización de un terreno existente inmerso en la trama urbana de la ciudad en lugar de utilizar nuevas extensiones urbanas o suburbanas.

Detrás de la arquitectura de Vive Sabanilla siempre está el ser humano, el usuario, el que Vive el espacio, el que le da sentido.

El proyecto se inserta en el sitio, pero sin embargo se abre a las posibilidades. No niega su entorno sino que es parte de él, refleja la densidad del presente (de hoy) insertándose en un contexto con una densidad de hace 30 años. Ambas densidades se confrontan, se complementan y coexisten en una simbiosis.

En nuestra exploración encontramos elementos como la cubierta de las azoteas de los edificios, ejemplo de la abstracción de elementos circundantes empieza a reflejar la conciencia por el entorno estableciendo un diálogo. Una especie de parodia arquitectónica.

La pasarela comercial conecta el afuera con el adentro. Desmitifica el concepto de lo “privado”, lo cuestiona. Se genera una pequeña ciudad dentro de una ciudad, pero conectadas (hasta cierto punto). No hay exclusión total (como en los “gated communities”). La plaza comercial se conecta en los niveles inferiores del proyecto, sólo es iluminada a la escala del peatón, tratando de desaparecer los niveles superiores residenciales. También se incentiva a usar menos el vehículo.

El proyecto siempre busca la continua y espontanea interrelación de quienes utilizan los espacios propuestos, así como su diversidad social y generacional con la interacción de distintos usos que fomentan la identificación y la pertenencia de los habitantes con el lugar donde se desenvuelven. También fomenta al comercio pequeño de proximidad como alternativa al comercio de grandes superficies comerciales.

La forma del conjunto incentiva la seguridad. La seguridad en espacios mixtos se desarrolla por sí solo, logra barrios más seguros y vitales, en contraposición a los grandes centros comerciales, fruto de la zonificación.